CICE - La Escuela Profesional de Nuevas Tecnologías CICE - La Escuela Profesional de Nuevas Tecnologías
contacto Te llamamos Campus Online

Nombres de personajes: las claves para crearlos

nombres-personajes-aliteracion

Ponerle nombre a un personaje de ficción puede convertirse en el ritual más mágico y simbólico a la hora de confeccionar un guión. Vamos a intentar desvelar a continuación algunas de las claves más utilizadas.

Las Reglas de oro para bautizar a un personaje

Las reglas con los que un autor bautiza a un personaje se dividen en varias categorías:

  • Por una parte nos encontramos con autores que buscan la inspiración en su realidad más inmediata y cotidiana, como por ejemplo el famoso perro de George Lucas llamado “Indiana”, o la divertida anécdota de uno nuestros personajes de animación más internacionales, Pocoyó, relatada en palabras de uno de sus autores David Cantolla: “Pocoyó no significa “little me” en español, en todo caso en español significaría algo mas parecido a “not much me” o “little bit me”, en cualquier caso es una palabra o una construcción que en este idioma no existe y casi seguro que en inglés tampoco. La verdadera historia y procedencia del nombre, es mucho más bonita (sobre todo para mí). Cuando empezamos la serie, mi hija Vega tenía 2 años. Todas las noches antes de dormir rezaba una oración que dice “Jesusito de mi vida tú eres niño como yo” y como no sabía hablar, cambiaba “como yo” por “poco yo”.

 

  • Otra fuente de inspiración casi inagotable la tenemos en la historia universal, es decir, nombres de personajes famosos cuyas características bien podrían asociarse al personaje que estamos creando o diseñando. Un buen ejemplo de esta recurso sería el archimillonario y taciturno Bruce Wayne, más conocido por su alter ego “Batman”. Su co-autor, Bill Finger, declaró inspirarse en el nombre de pila de Robert Bruce (que al igual que William Wallace, el protagonista de “BraveHeart“, lucharon contra Inglaterra por la independencia de Escocia; y en cuanto al apellido optó por utilizar el de Anthony Wayne, un oficial militar norteamericano que luchó en este caso contra Inglaterra en la también Guerra de Independencia de los Estados Unidos.

 

  • Pero existe otra categoría que merece una especial atención; sin duda para mí los nombres más “estimulantes” desde un punto meramente creativo en cuanto a la génesis de un personaje, son los nombres que esconden realmente alguna connotación simbólica, o un mensaje oculto del personaje: Darth Vader por ejemplo significa “padre oscuro” en holandés; el apellido del malvado Mr. Hyde de la novela de Robert Louis Stevenson hace referencia al verbo Hide (“esconder” en inglés), y simboliza la doble personalidad del Doctor Jeckyll; el nombre del bonachón Shrek procede realmente del alemán, concretamente de la palabra schreck, que significa “Miedo”, en clara alusión a que el protagonista de la célebre película de dibujos animados es un ogro; por último podríamos citar a los dos hijos de Mr. Incredible: el hipercinético Dashiell Parr (Dash en inglés significa “carrera”) y su hermana Violet (los rayos ultravioleta están relacionados con la invisibilidad); y así un largo etc…

No obstante a veces el simbolismo de un personaje no reside en su nombre, y sí en otras circunstancias como por ejemplo en la excelente película musical “Sonrisas y lágrimas“, en la que los hijos del viudo capitán Von Trapp son 7. ¿Por qué 7?, porque simbolizan las 7 notas musicales. Al fin y al cabo la entusiasta novicia Sor María (interpretada por la fabulosa Julie Andrews) es la responsable de volver a llenar de música la mansión donde reside la familia Von Trapp.

La aliteración en los nombres de los personajes de ficción

Mención aparte merece el hecho de destacar una práctica común hasta los años setenta: utilizar una aliteración en los nombres de los personajes de ficción o de animación, es decir, repetir el primer fonema o letra de su nombre y de su apellido provocando una sonoridad especial cuando se pronuncia.

aliteracion-nombresUna anécdota muy interesante a propósito del recurso de la aliteración en el mundo del cómic y los dibujos animados es el de la serie de los ochenta “El increíble Hulk“. Yo de niño leía los cómics de “La Masa” y sabía perfectamente que el protagonista se llamaba Bruce Banner, pero cuál fue mi sorpresa cuando de repente en la serie de ficción el doctor Banner pasó a llamarse David, en vez de Bruce.

Como yo también me llamaba David, realmente hasta me sentí más identificado con el personaje, pero no fue hasta veinte años después cuando descubrí el por qué de ese “cambiazo” en el nombre: A Kenneth Johnson (el director de la serie), le parecía que la aliteración solo funcionaba realmente para personajes de fantasía, y él pretendía otorgar a su serie un cariz más “adulto”. El recurso de repetir la inicial del nombre delataba la procedencia de un personaje de cómic destinado originalmente a un público más infantil. Lo más divertido de todo este asunto es que cuando la legión de fans y seguidores del increíble Hulk se enteraron de semejante sacrilegio con su personaje favorito, arremetieron muy duramente contra Kenneth Johnson (que también era el productor), y éste no tuvo más remedio que claudicar a medias en su arriesgada decisión, e incluir en la cabecera de la serie una lápida donde estaba escrito “David Bruce Banner” ya que el protagonista fingía haber fallecido en un accidente.

Otra curiosidad muy divertida es que en la película del superhéroe de DC, “Linterna verde“, el personaje de ficción no posee una aliteración en su nombre Hal Jordan, y en cambio sí el actor que lo interpreta en la pantalla: Ryan Reynolds.

Un caso que no suele ser muy frecuente es el de dos personajes que poseen el mismo nombre pero por distintos motivos, como por ejemplo el temible (pero a la vez seductor) psiquiatra Hannibal Lecter de la película “El Silencio de los corderos“, y por otro lado el siempre recurrente John “Hannibal” Smith, de la serie de los ochenta “El equipo A“. Es obvio que en el primer caso el nombre de Hannibal se debe a la fuerte aliteración que se produce con la palabra Canibal; y por otro lado, en el caso de Hannibal Smith, la elección hace referencia al general Cartaginés Hannibal ya que el líder del equipo A es también un oficial militar de alto rango. Sí que es verdad que Hannibal Lecter también posee una mente muy militar elaborando complejas estrategias, pero este factor en todo caso ayuda a enriquecer esa connotación secundaria de su nombre, pero sin duda la principal es la otra, que “Hannibal” rima con la palabra Canibal.

Y ya que hemos traido a colación al personaje de Hannibal “el Canibal”, conviene recordar uno de sus juegos favoritos en la película: Los anagramas con los que retaba a la novata agente Clarice Starling para que consiguiera atrapar al malvado asesino Buffalo Bill. El recurso de los anagramas también es utilizado a veces con los personajes de ficción, como por ejemplo el adolescente vampiro Edward Cullen que también parece esconder en su nombre su verdadera identidad.

aliteracion-edward-cullenAunque este otro caso que vamos a ver a continuación puede parecer más rebuscado, no creo que sea casual que el nombre de Billy Elliot contenga prácticamente en su totalidad la palabra que representa su pasión en la película: El Ballet.

aliteracion-billy-elliotPara concluir este artículo hay un aspecto que me gustaría aclarar: no es necesario conocer (o reconocer), todos estos juegos de palabras para disfrutar una película al máximo, pero en toda disciplina artística el autor muchas veces nos obsequia con estos pequeños tesoros escondidos. Un largometraje es parecido al “largo” de una piscina en un aspecto muy particular: cualquier nadador / espectador puede “hacer un largo” tranquilamente nadando de un extremo a otro por la superficie, pero también se puede atravesar buceando (o al menos meter la cabeza debajo del agua) y descubrir que quizás haya todo un mundo submarino esperando en las profundidades a ser descubierto.

17/12/2013 | , | Artículos Audiovisual

Colaborador

Colaborador

Escribe tu
Comentario

Si quieres personalizar tu avatar, click aquí.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *
Recuerda que los comentarios deben ser revisados por un administrador.

Mándanos tu consulta

Puedes llamarnos al 91 401 07 02 (Centro Maldonado) o al 91 435 58 43 (Centro Povedilla).

Si lo prefieres, déjanos tus datos y nosotros te llamamos.

*Selecciona una titulación

Te llamamos sin compromiso

Puedes llamarnos al 91 401 07 02 (Centro Maldonado) o al 91 435 58 43 (Centro Povedilla).

Si lo prefieres, déjanos tus datos y nosotros te llamamos.

Nombres de personajes: las claves para crearlos
Solicita información sobre
Envíanos tu opinión sobre CICE
Nosotros te asesoramos

¿No te decides?

Nosotros te ayudamos. Utiliza nuestro buscador avanzado para encontrar el curso que quieres.